Desde la explotación salvaje a la economía circular digital. 

No es novedad decir que la economía basada en la explotación de recursos, comercialización y desecho ha sido la gran causante de la actual contaminación y calentamiento global.

Lo novedoso es decir que de cierta forma, gracias a esa contaminación descabellada, ha surgido la necesidad de desarrollar un sistema de producción mucho más amigable con el ambiente.

Pero, ¿nos dará el tiempo para cambiar un sistema económico de dos siglos y medio en menos de 20 años?

Desearíamos predecir un futuro feliz, sin embargo los deseos no tienen la suficiente fuerza para ello.

Pero, ¡ey!, no te desanimes ni entres en conflicto que una posible salvación se está desarrollando gracias al avance tecnológico.

¡La digitalización de la economía circular nos salvará la vida!

En la actualidad, los aparatos electrónicos y el desarrollo de programas se han convertido en una excelente herramienta de uso para el manejo y control de los procesos internos y externos de las empresas.

Para que te hagas una idea, ya existen software que ayudan a controlar las medidas de temperatura de hectáreas de siembra y permiten moderar la cantidad exacta de agua necesaria para los cultivos.

En el plano industrial, el uso de equipos electrónicos y programas de Inteligencia Artificial permiten detectar las fallas ayudando a optimizar el uso de los recursos y el cuidado de la maquinaria mientras es posible extender la vida útil.

En sí la economía circular tiene como propósito hacer uso pleno de los productos, es decir de prolongar su vida a través de el uso extendido en todas sus etapas de consumo para luego, en el momento de su deshecho, convertirse nuevamente en materia prima para las industrias.

Esto permite un ahorro importante en la creación de materia prima, a la par que disminuye la contaminación e impacto ambiental.

Herramienta para el futuro

La digitalización contribuye en la economía circular como una gran herramienta de control y supervisión del cambio paulatino en el sistema económico.

Estos cambios y nuevos usos no son una promesa, gracias a la propagación de softwares y dispositivos todas las probabilidades apuntan al cumplimiento satisfactorio de esta transición económica. 

El factor determinante que impulsa el cambio del sistema económico es la alta capacidad de los dispositivos electrónicos de apostar a la conveniencia de los procesos y sus usos, es decir, a la facilidad de uso a través de dispositivos y programas que brindan soluciones efectivas.

La universalidad de la digitalización permite que las personas, empresas u organizaciones también puedan hacer uso de sistemas electrónicos y digitales que ayuden a disminuir su impacto ambiental. Gracias a ello la posibilidad de promover una conciencia económica y social es más tangible que nunca.

Desde la explotación salvaje a la economía circular digital. 
Scroll hacia arriba